LO QUE HAY QUE SABER : EL PUEBLO AMAZIGH (BEREBER)

LO QUE HAY QUE SABER : EL PUEBLO AMAZIGH (BEREBER)

LO QUE HAY QUE SABER : EL PUEBLO AMAZIGH (BEREBER)

Los bereberes o imaziɣen:

El desconcertante término «bereber» está rodeado de misterio, al igual que los propios bereberes. Independientemente de que a algunos les guste o no el uso del término ‘bereber’, el nombre ha entrado en el vocabulario internacional y, por tanto, se utilizará aquí cuando se escriba en inglés. El nombre matriarcal ‘Tamazight’, aunque más popular en su reciente forma masculina y patriarcal Amazigh, se está dando a conocer poco a poco en el mundo exterior.

Esto no quiere decir que haya nada de malo en utilizar el término bereber, sólo porque se asoció erróneamente con el bárbaro griego y la connotación negativa que transmite, ya que existía mucho antes que los griegos y los romanos, y también lo utilizaban los antiguos egipcios y los bereberes mucho antes que ellos. No cabe duda de que la etimología del nombre «bereber» fue totalmente malinterpretada, y nunca significó «bárbaro» o «salvaje», simplemente porque los romanos lo utilizaron para describir a los antiguos egipcios, que todos sabemos que estaban mucho más avanzados y civilizados que los romanos y los griegos. Marruecos viajes

En general, el término «bereberes» fue utilizado por los extranjeros (o extraterrestres, dirían algunos) para describir a los habitantes nativos del norte de África, mientras que los bereberes se llaman a sí mismos Imazighen. Asimismo, su etimología de «Pueblo Libre» o «Hombres Libres» no tiene ni base etimológica ni fundamento histórico, y no fue más que una coyuntura supersticiosa que, de alguna manera, adquirió gran popularidad tanto entre los bereberistas como entre los eruditos europeos, probablemente después de que les fuera introducido por el bereber Leo Africanus, sin cuestionar su autoridad ni explicar cómo llegó a tener esta extraña etimología. Queda por explicar qué parte del término «Imazighen» dice «libre» y qué parte significa «pueblo». La única etimología que se puede concluir hasta ahora es «noble», como en Tamaheqt majegh (‘noble’). Nobles son, sin duda; pero libres está lejos de serlo. La libertad comienza en la mente y luego se manifiesta mágicamente en el mundo real.

Imazighen es la forma plural del masculino singular Amazigh o Mazigh, mientras que «Timazighin» es la forma plural del femenino singular Tamazight. Esto significa que el uso reciente del término ‘Amazigh’ para describir un grupo de personas es incorrecto porque el término es singular; y por lo tanto la forma correcta a utilizar es la forma plural: los Imazighen . La forma popular y masculina utilizada casi en todo el mundo, a saber, «lengua amazigh», no existe; viola el sagrado tamazight; y parece que se dirige a amenazar la base misma en la que se basó: la naturaleza matriarcal de la sociedad bereber. El tamazight en sí mismo significa exactamente eso: ‘ lengua . Cultura . Tierra . identidad . Humanos y Religión’,

‘Tamazgha’, que significa ‘tierra de los imazighen’ (o África del Norte), también fue inventado por los activistas para describir lo que los bereberes siempre han prescrito como Thamorth, (‘tierra, ciudad, país’). Términos como «amazighity» (que mezcla el sufijo inglés -ty con el bereber a-Mazigh-) e «Imazighenautes» (los bereberes frikis de Internet) dan la divertida impresión de que las cosas se están complicando. agencia de viajes marruecos

Algunos dirán que esto no debería suponer una amenaza, siempre que la modernización se aplique para iluminar (en lugar de integrar y luego eliminar). Pero la naturaleza ya se ha encargado de este proceso de forma natural. El TEK («Traditional Environmental Knowledge») está modernizando continuamente todos los aspectos de la existencia humana en un sistema completo que conocemos como evolución, con la libre «voluntad» de dirigir el propio destino.

Este amplio conocimiento TEK de la herencia y la sabiduría acumulada de los pueblos indígenas, que los científicos modernos buscan ahora para obtener nuevos conocimientos, asegura la continuación cultural e inspira nuevas invenciones de tipos de materiales, herramientas inteligentes e incluso nuevas sociedades humanas en conjunto; abarcando todos los aspectos de la existencia humana. Sin embargo, las democracias despóticas, por el contrario, hacen hincapié en un solo aspecto a expensas de todos los demás, como la profanación de la naturaleza, la vigilancia de los principios indígenas, el empobrecimiento de las personas e incluso la alimentación de la tierra con residuos tóxicos. Esta expresión transitoria no tendrá éxito en términos evolutivos, porque viola la perspectiva de largo alcance con la que la naturaleza ve a su futura descendencia prosperando como nunca.

La mentalidad de los amazigh, su actitud alegre ante la vida, su justicia igualitaria habitual y el consejo tribal de los ancianos (de miembros transparentes de la sociedad, tanto femeninos como masculinos, que predican con el ejemplo), y todos los elementos buenos y únicos que distinguen a la sociedad tamazight de los ideales «belicosos» que prosperan en los países vecinos y lejanos, pueden verse afectados por, si no infectados por la nueva dirección sin cultura hacia la que la sociedad bereber puede verse abocada algún día -> algo de lo que los imazighen de hoy deberían preocuparse ahora mismo, en lugar de aguantar con poca visión de futuro en las próximas décadas. Si los bereberes pierden su sentido único de identidad, como bereber, puede que uno ya no quiera seguir siendo bereber, simplemente porque no habrá ninguna en esencia.

Arrebatar a los pueblos indígenas su orgullo y privarles de los valores que constituyen el núcleo de su existencia, en lugar de preservar su inestimable patrimonio mundial, va en contra de todos los ideales humanos que supuestamente resuenan en el mundo moral. Los tuaregs bereberes del Sáhara también se vieron sometidos al martillo en las últimas décadas, cuando se les obligó a realizar algunas con-sesiones patriarcales para abandonar una serie de instituciones matriarcales tamazight, incluido el «sistema sagrado de nomenclatura matrilineal».

Distribución geográfica de los amazighs o imazighen

Las tribus del conglomerado conocidas bajo el término genérico de bereberes o imazighen son los habitantes indígenas del norte de África desde tiempos inmemoriales; actualmente se distribuyen por una amplia extensión de país que incluye Egipto, Libia, Túnez, Argelia, Marruecos, Mauritania, Níger, Nigeria, Malí y Burkina Faso.

A pesar de que las pruebas lingüísticas existentes demuestran la unidad racial de los bereberes, desde el Mediterráneo hasta Sudán y desde el Mar Rojo hasta el Océano Atlántico, muchos regímenes políticos y de otro tipo siguen percibiendo el habla bereber como una amenaza para su (presunta) unidad nacional, aunque en conflicto con la unidad perdida de los países conquistados antes mencionados: el Imperio Bereber sin Fronteras.

La mayoría de los bereberes (en términos de porcentaje) se encuentran en Marruecos, seguidos por Argelia, Níger, Malí y luego Libia. Las tribus tuareg del desierto del Sáhara también son bereberes, cuya lengua tamasheght se considera la menos corrompida de todas las lenguas bereberes, debido a su aislamiento geográfico del turbulento norte: siempre y en todo momento codiciado por diversos invasores. El norte de Malí albergaba la mayor concentración de tuaregs del Sáhara hasta hace poco, justo antes de que se vieran obligados a huir de su tierra por los invasores europeos.

Los propios tuaregs consideran el año 1894 como el año en que los franceses se apoderaron por primera vez de su querida Azawad, ahora en ruinas. Después de una larga historia de resistencia y rebeliones, totalmente ignorada por el mundo civilizado, los tuaregs fueron «atraídos» a liberar su patria ocupada Azawad en 2012, sólo para ser posteriormente secuestrados por infiltrados plantados para proporcionar el catalizador para su destrucción en 2013 – y tal vez para atraer también a Argelia al conflicto con sus vecinos en nombre del caos.

El número de bereberes que aún permanecen en Túnez es muy reducido, se estima en 110.000 personas (alrededor del 1%), que se encuentran principalmente en el sur del país y en la isla de Djerba, incluyendo en Dwirat, Metmata y Tataouine. En Mauritania, sólo un pequeño grupo de bereberes sigue hablando zenaga y tamasheq. También hay una pequeña población de tuaregs en Nigeria, que hablan tawallamat tamajaq.

El número actual de bereberes en Egipto es muy reducido, se calcula que 30.000 personas, la mayoría en Siwa y en la región de Beni Suef. Sin embargo, en la antigüedad todo Egipto al oeste del Nilo estaba habitado por bereberes, incluyendo el Delta y todos los oasis del desierto de Libia. En el Egipto predinástico los bereberes eran la población dominante de Egipto (antes de su invasión por los faraones), independientemente de lo que diga la historia fabricada. En el actual Egipto árabe, los siwaneses, al igual que el resto de bereberes de la región, siguen estando muy desatendidos por la autoridad gobernante, donde algunos siwaneses dicen que se les obligó a adoptar la identidad árabe. Sus antiguos «dioses» incluían al dios bereber Amón, adoptado por los antiguos egipcios como Amen-Ra, por los griegos como Zeus-Amón y por los fenicios como Baal-Amón.

Orígenes bereberes y genealogías falsas

Los supuestos orígenes ibéricos, cretenses, cananeos o/y yemenitas de los bereberes son totalmente infundados, si no impostados colonialmente para dividir y arruinar, ya que los antropólogos y lingüistas históricos apuntan cada vez más a la naturaleza nativa de los bereberes. En cuanto a los antepasados bereberes de Ibn Jaldún, ampliamente citados, Olwen Brogan señala que sus genealogías son «tan artificiales como la mayoría de las genealogías similares». Por su parte, Oric Bates afirma que «la opinión literaria generalmente vigente entre los escritores árabes reconocía varias líneas de descendencia para los distintos grupos de bereberes, remitiendo cada grupo a un antepasado imaginario y generalmente epónimo».

Las historias de al-Bakari e Ibn Qotaybah (que identificaron a los bereberes con los filisteos vencidos y el gigante Goliat) Ibn Jaldún las califica de «error». También lo son las genealogías que remontan a los bereberes a Yemen, H’imir o Ber-Bin-Qis, que según el autor anónimo de Mafakher Al-Barbar («Los alardes de los bereberes») son falsas y sólo existen en la mente de los «jahilitas» (1312 d.C., p. 78).

En relación con el origen cananeo de los bereberes, que adoptaron la lengua de los hamitas conquistados, el mito dice que tanto Fénix como Cadmo eran hijos de Agenor, el hijo de la diosa «Libia» por Poseidón, que salió de Egipto para establecerse en la tierra de Canaán; y así se lee en el Génesis (09: 22): «Cam [es] el padre de Canaán» (y no al revés). Desgraciadamente, ambas fuentes son consideradas hoy en día por la ciencia como no aptas para la historia registrada; mientras que la ciencia de la lingüística sí confirma que las lenguas camíticas son mucho más antiguas que las semíticas y las indoeuropeas.

Probablemente debido a estas y otras influencias similares, como dijo Oric Bates, «El historiador bizantino Procopio ha conservado, al igual que Sallust, una historia de orígenes africanos que refleja esta tendencia por parte de los libios a relacionar su remota ascendencia con Asia Menor».

De hecho, el propio Ibn Jaldún, hace casi 700 años, dejó claro que la gente «eligió» relacionar su origen con ancestros semitas porque Sam tuvo cinco profetas cuando Ham no tuvo ninguno. Uno sólo puede desear prosperidad para los «elegidos», e igualmente esperar misericordia y perdón para el hijo «maldito» de Cam -el «siervo de los siervos», dice el Génesis (09:25).

Además de las genealogías anteriores, que relacionan nuestro origen biológico con ancestros masculinos epónimos, los genes del «ADN mitocondrial» rastrean a todos los humanos modernos hasta un ancestro femenino que los científicos llamaron «Eva africana», que vivió hace 100.000 años en África.

La masacre de los guanches berberiscos de Canarias

Los habitantes indígenas guanches de las Islas Canarias (al oeste de Marruecos, en el Océano Atlántico) fueron también bereberes hasta el siglo XVI, justo antes de ser condenados al olvido por los bárbaros de la Europa medieval.

Probablemente el acontecimiento más desastroso de la historia bereber en relación con las conquistas europeas sea la terrible masacre de las tribus guanches de las Canarias. Una catástrofe inimaginable; efectuada en nombre de la piratería.

Estaban completamente aislados del mundo exterior, viviendo en paz y tranquilidad, y al parecer no tenían ningún contacto con el exterior hasta que los conquistadores españoles irrumpieron para emprender su genocidio sistemático, un trabajo brutal que tardó casi 90 años de matanza salvaje en completarse.

Peor aún, los «bereberes» que se escondían en las cuevas sagradas de las montañas fueron cazados lentamente hasta su extinción como pobres animales; mientras que los supervivientes capturados fueron vendidos como «esclavos de primera clase» en los mercados aristocráticos de Europa.

Sin saber mucho de ellos, ni de su dolorosa tragedia, los guanches se vieron obligados no sólo a renunciar a su amado orgullo, y a ver cómo sus mujeres e hijos eran masacrados ante sus ojos, sino también a desaparecer de la superficie de la «tierra».

Imagínate. Imagina cómo sería si hubieran sobrevivido hoy en día. Imagínese cómo sería hoy si la civilización bereber-guanche permaneciera Imagínese. Imagínese lo que sería hoy en día si hubieran sobrevivido. Imagínese lo que sería hoy si la civilización guanche bereber permaneciera hasta nuestros días; un raro tesoro de nuestro pasado prehistórico, en el que los antropólogos dicen que ni siquiera conocían la «rueda» – la rueda de madera inventada por primera vez por los Garamentos bereberes; la rueda sin frenos que gira en torno a un círculo vacío; la rueda de ouroboros que se come a sí misma hasta el infinito; y aún más ruedas para girar de la despiadada «rueda de la desgracia» – también conocida como la rueda de la fortuna para los elegidos.

«Desgraciadamente, en el caso de las conquistas españolas del siglo XVI», señala Elsdon Best, «esa nación parece no haber considerado nunca un deber transmitir a la posteridad ninguna descripción detallada de las razas singularmente interesantes que habían vencido. Al igual que ocurrió con los guanches de Canarias, los aztecas de México y los quichuas de Perú, también ocurrió con los chamorros de los Ladrones y las tribus tagalo-bisaya de Filipinas» (Pre-Historic Civilization In The Philippines, Journal of The Polynesian Society, vol. 1,1892, p. 118).

Por perplejo que parezca, tragedia tras tragedia, el destino de los bereberes está cargado de dolor y de lucha perpetua contra la destrucción de su legado pacífico, la saga no contada de la miseria más larga de la historia de la humanidad: la masacre de la identidad.

Como los propios generales de guerra árabes dijeron más tarde (en sus guerras contra la reina Dihya) :- cada vez que una tribu bereber es masacrada, otra surge del espejismo como los jinn del desierto.

Cuando el bereber Aníbal cruzó los Alpes y asedió Roma, el emperador romano huyó a esconderse detrás de las murallas de su ciudad -durante 12 años- aparentemente temeroso de dar al general bereber una lucha justa. Cuando sus generales de guerra aconsejaron a Aníbal que pusiera fin al asedio de 12 años e irrumpiera a través de las puertas de la ciudad (como los romanos hicieron más tarde con Cartago), éste les reprendió sabiamente diciendo que «las mujeres y los niños» nunca serían «daños colaterales». El comandante Aníbal se negó a asesinar a mujeres y niños porque era un hombre.

Aníbal incluso se negó a que lo hicieran ‘muerto’, cuando declaró voluntariamente el regreso de su alma a las estrellas solitarias; no porque le asustara la muerte, sino porque tenía miedo de vivir un maestro matricida.

No es de extrañar que una sola mirada a los ojos de la Gorgona Bereber convierta instantáneamente al ‘hombre’ en ‘piedra’. Se dice que las gotas de sangre que cayeron de su cabeza cortada infestaron el Sahara de ‘serpientes’.

LA LENGUA AMAZIGH

Los científicos calculan que el 50% de las 7.000 lenguas que se hablan hoy en día desaparecerán en el año 2100. Las principales razones de la masacre lingüística son la «opresión» y la «injusticia» (endangeredlanguages.com). Si no se protege constitucionalmente, una lengua puede acabar muriendo.

De media, una lengua se extingue cada semana en esta era moderna (de la tecnología y la ilustración), a menudo debido al abandono abierto de los conquistadores democráticos y dictatoriales. La lengua bereber, sin embargo, es una de las más antiguas de la superficie de la tierra.

El bereber, el árabe, el italiano, el francés y el inglés son lenguas muy utilizadas en el norte de África, donde la mayoría de los bereberes educados, si no todos, son bilingües o trilingües. Las lenguas bereberes del norte de África se clasifican como parientes cercanos del chádico y el egipcio antiguo en el filo afroasiático. El desesperanzador término afroasiático no nos designa nada, aparte de traducir la destituida etiqueta hamita-semítica, en la que de alguna manera se sustituyó hamita por «afro», y semítico por «asiático», aunque ambos términos dan la ilusoria impresión de que esta familia engloba a todas las lenguas africanas y asiáticas en una sola familia, cuando no es así.

De ello se deduce que no es necesario estudiar el bereber aislado de las lenguas egipcias, chadianas, omóticas y cusitas, ya que hay que acercarse a toda la familia afroasiática como una sola entidad, no para demostrar lo que se quiera demostrar, o lo que los hermanos luchen, sino simplemente para adentrarse en el tiempo y comprender su fuente. Esa fuente nos dirá lo que no sabemos, queridos amigos, o al menos nos guiará por el camino correcto. Y aun así, al margen de las divertidas teorías sobre el color de la piel o de las interpretaciones genéticas, que en última instancia nos hacen retroceder a nuestro pasado primigenio, ineludiblemente, es la cuestión de la cultura la que requiere una comprensión correcta y una interpretación sin complejos.

Las lenguas bereberes también se relacionaron con el euskara, el dravidiano asiático, el maorí polinesio, el ainu japonés, el zuni americano, el griego, el latín y las lenguas germánicas; mientras que algunos lingüistas sugirieron situar el celta, el galés y otras lenguas de Europa occidental con el afroasiático, en lugar de con el EI. Así, muchos lingüistas creen cada vez más que los antiguos pueblos mediterráneos estaban más relacionados de lo que se había documentado hasta ahora. El euskara aislado está claramente relacionado con la lengua bereber y, sin embargo, fue colocado bruscamente con el grupo na-dene. Sin embargo, la proximidad geográfica de ambos se mantiene entre los Alpes pirenaicos y el Atlas como una montaña en el cielo. El recorrido geográfico desde el Atlas hasta Iberia, pasando por el estrecho de Gibraltar, y hasta Gran Bretaña e Irlanda lo dice todo por sí mismo, sin necesidad de una sola palabra.

Sin duda, el hecho de ser el puente entre África, Europa y Asia implica un largo y continuo contacto con diversos emigrantes, refugiados e invasores, de todo tipo y color; pero a menudo estos tienen lugar en ambos sentidos, y no sólo en uno. Hace mucho tiempo, Diakonoff escribió: «Es razonable suponer que los hablantes del Proto-Semítico se separaron del Proto-Berbero-Libio en algún momento del Neolítico (6º – 5º milenio a.C.) . Las tribus que hablaban la lengua proto-semítica se dirigieron hacia el noreste cruzando el valle del Nilo (todavía no apto para el asentamiento), y, pasando por el istmo de Suez, se extendieron por todo el Oriente Medio … Las tribus libio-guanches se dirigieron en dirección contraria hasta la costa atlántica y las Canarias; y posiblemente, hasta la península pirenaica… A veces se cree que los iberos, la antigua población de la península pirenaica, están emparentados lingüísticamente con los bereberes-libios, pero los textos ibéricos que se conservan hacen muy plausible esta hipótesis» (Afrasian Languages, Moscú 1988, pp. 32, 33).

La dirección de la influencia en la que algunos supremacistas se entretienen con el origen extranjero de los bereberes puede ser desalojada, y sustituida por una autopista doble por la que sigue fluyendo el tráfico alrededor del mundo mediterráneo para alimentar la cultura – y también los genes, añade Ridley. A veces, parece más bien una rotonda, y otras veces el tráfico choca frontalmente con el desastre. A la larga, las Edades de Hielo de Europa y las sequías del Sáhara se alternan, retrocediendo y avanzando según el reloj de Gaia, reorganizando el flujo de la población y haciendo que la cuna de la civilización se duerma lentamente.

Mucho antes de que los romanos aparecieran en las páginas de la historia (para acabar expulsando a la mayoría de las lenguas nativas europeas hasta su extinción e imponer el latín en su lugar), el cretense, el sumerio y otras lenguas y culturas mediterráneas extinguidas también estaban vinculadas al bereber. Aplicando el acelerador para aventurarse en el «largo alcance», los lingüistas llegaron a conectar todas estas lenguas con otras familias lingüísticas de todo el mundo, como la nostratiana y otras superfamilias globales, que comprenden fronteras aún mucho más amplias.

Enviando el acelerador al máximo los lingüistas han cerrado el círculo, invirtiendo la tendencia al unificar la caótica clasificación de las lenguas en una sola Lengua Madre – al igual que los genetistas llegaron a rastrear todos los humanos modernos hasta una Madre Africana a la que llamaron Eva Africana. Los pesimistas dicen que esto nunca será posible; mientras que los optimistas, como siempre, sólo ven una luz prometedora. (Para más información sobre la protolengua, busque en Google la etimología global y Ruhlen).

Sacar conclusiones prematuras sobre una civilización que apenas está documentada, y mucho menos comprendida, en la que cientos de miles de yacimientos de arte prehistórico en el Sáhara siguen a la espera de ser descubiertos y analizados, y en la que innumerables ciudades antiguas siguen enterradas bajo la arena (vistas recientemente sólo por los satélites) sólo puede alimentar una mayor confusión, que a veces conduce justificadamente a guerras injustas.

Apenas hay estudios imparciales sobre la(s) lengua(s) y civilización(es) bereberes, en comparación con las popularizadas historias editadas de los griegos y los antiguos egipcios; y hasta entonces sólo se puede esperar a que los hechos emerjan del desierto desértico, antes de empoderarse de sus secretos ocultos.

Los anteriores gobernantes de Libia y sus amigos no mostraron ningún interés serio por la historia más profunda de Libia; y esperemos que los nuevos dirigentes puedan ver la luz que les hizo ser quienes son, la luz que les hizo ver en la oscuridad más absoluta.

El patrimonio arqueológico y prehistórico de Libia, la literatura oral y otros lugares oscuros proporcionarán un entorno rico para que los bereberistas decididos investiguen y, en última instancia, disfruten – una vez que la libertad se hunda; la primavera florezca con flores reales (en lugar de aguijones de metal); y los «carros de fuego» vuelvan a caer en el infierno.

Así, hasta el día de hoy, la lengua bereber sigue siendo perseguida, no oficial y ampliamente descuidada, tanto como la propia «historia registrada» sigue negándose a actualizar sus páginas con los resultados más recientes.

LAS INVASIONES ROMANAS

Cuando los romanos llegaron al noroeste de África, existían varios reinos bereberes, el más influyente de los cuales era el de Numidia o Numidae. Según Heródoto, los libios comprendían dos grandes grupos: la población agrícola de las regiones costeras y los pastores o nómadas, de los que Numidae es la forma latina. Los númidas de la Segunda Guerra Púnica eran esencialmente las tribus bereberes de los Masaesyli y los Massyli, súbditos de los reyes bereberes Sifax y Masinissa respectivamente. El reino númida de Masinisa llegó a incluir toda Tripolitania. Cuando Aníbal invadió Italia, en su aventura a través de los Alpes (destrozando grandes rocas en el camino calentándolas con fuego y vertiendo vino a lo largo de las grietas), llegó a Roma y sitió la capital durante casi 12 años.

Durante estos años, el emperador romano, con sus generales y esclavos, estuvo prisionero en su propia capital. Aquí la mayoría de los historiadores coinciden en que Aníbal cometió su mayor error: no atacar Roma mientras la asediaba. Al parecer, los historiadores también dicen que la moral de Aníbal le impidió atacar a las mujeres y niños romanos en sus propias casas, y en su lugar esperó que los hombres salieran a darle una pelea decente.

En lugar de luchar aparentemente hasta la muerte, su traición les inspiró a conspirar detrás de las murallas de la ciudad asediada para desviar la guerra al norte de África y llevar la lucha de vuelta a Cartago. Cuando Cartago fue atacada por los romanos, el gobierno cartaginés cayó en la trampa, al igual que otros lo hacen todavía hoy, y llamó inmediatamente a Aníbal desde Roma. Al oír la orden de volver a Cartago, Aníbal sabía exactamente lo que los romanos tenían en mente, pero tuvo que cumplir con su «deber nacional» -en contra del consejo de sus generales más cercanos- y volvió para defender su patria.

Las invasiones de los vándalos

En el siglo V (hacia el 429 d.C.), Libia fue invadida por los vándalos germánicos bajo el mando de Genserico. En el año 432, los vándalos se apoderaron de Hipona Regia y la convirtieron en su primera capital en el norte de África; antes de invadir la provincia de África Proconsularis y tomar Cartago el 19 de octubre de 439. En consecuencia, los vándalos reforzaron sus posiciones y se dirigieron hacia Roma, que saquearon. A partir de entonces, los romanos no lograron derrotar a los vándalos en varias ocasiones, excepto quizás la derrota del ejército vándalo-bereber en el 457 por el emperador Majorian en Garigliano. Los bereberes, por su parte, ya agotados por siglos de guerras contra los invasores anteriores, derrotaron a los vándalos en varias ocasiones, incluyendo dos grandes derrotas entre 496-530. No fue hasta la muerte de Genserico, el 25 de enero de 477, cuando el imperio vándalo comenzó a declinar. Tras la sucesión de Hilderico (523-530) el ejército quedó en manos de Hoamer, que fue derrotado por los bereberes; lo que provocó una revuelta interna entre los vándalos reales que acabó con Hilderico, Hoamer y sus familiares encarcelados; antes del fin del reino vándalo a manos del bizantino Belisario en 534. Una vez más, los bereberes se encuentran en el limbo, siendo devueltos al punto de partida, mientras los romanos recuperan el control del norte de África.

– LAS INVASIONES ÁRABES

En contra de la creencia popular, la resistencia de los bereberes a las invasiones árabes fue larga y feroz. Tanto el rey Kusila como la reina-sacerdotisa bereber Dihya resistieron ferozmente las invasiones. Como los propios generales de guerra árabes habían dicho (en sus guerras contra la reinaDihya): cada vez que una tribu bereber es masacrada, otra surge del espejismo como los jinn del desierto.

Hay que señalar que los bereberes no tenían ningún problema con el islam, pero se resistieron enérgicamente a la conquista árabe, a las invasiones políticas que les arrebataron su soberanía. Cuando la reina Kahina envió un mensaje a Hassan Ben Nua’man (el general del ejército árabe) preguntándole por el motivo de su invasión, y Hassan le respondió que tenían un mensaje de Dios, la reina contestó «dejadnos el mensaje y volved a vuestra patria».

La reina y el general Dihya predijeron su destino y murieron en la batalla defendiendo su nación. A algunos árabes les parece una blasfemia que un bereber hable de personalidades históricas bereberes como héroes, y a ellos sólo se les puede repetir que la profetisa Kahina no tenía ningún problema con el mensaje del Islam pero se opuso firmemente a que el mensajero invadiera su reino.

Sin embargo, a los bereberes que se negaban a aceptar el Islam, según Oric Bates (al citar fuentes árabes) se les ordenaba pagar la jizya (‘impuesto’). A los que no tenían dinero para pagar el impuesto, Amr Ibn el-Asi les dio permiso para vender a sus mujeres e hijos:

ASÍ ES COMO ORIC BATES REPORTÓ EL INCIDENTE

«Habiendo tomado Alejandría, Amr marcha hacia Barkah. Se dirigió al frente de sus tropas», escribe el-Biladuri, «hacia el Mogreb y atacó Barkah, una ciudad de la Pentápolis. Dio la paz a su población, Amr Ibn el-Asi escribió en el tratado que dio a los bereberes de Luatah, del país de Barkah: «tendréis el derecho de vender vuestros hijos y vuestras mujeres para pagar vuestra parte del tributo». «Los habitantes parecen haber recaudado y remitido este tributo sin la inoportuna ayuda de los recaudadores de impuestos árabes».

En el año 642, Amr Ibn el-Asi llegó a Cirenaica y estableció su base en Barqa. Unos años más tarde se dirigió a Tripolitania, eliminó las guarniciones bizantinas que quedaban y se hizo con el control de Trípoli.

Después de Amr Ibn el-Asi, el califa envió al general Uqba bin Nafi, que se dirigió hacia Fezzan en el 663 y tomó Germa, antes de reclamar la provincia de África en el 670 d.C., donde estableció otra base militar en Kairouan (al Qayrawan), en preparación para atacar la Cartago controlada por los bizantinos, que finalmente tomaron en el 693 d.C.

Se informó de que se dieron órdenes de arrasar Cartago, una vez más, después de haber sido ya saqueada por los romanos no hace mucho tiempo. Los árabes también dieron órdenes similares en relación con Sabratha, la capital de las tribus bereberes de Nafusa. Poco después, los musulmanes llegaron a Marruecos, antes de cruzar a España, bajo el mando del general bereber Tariq Bin Zayyad.

En el siglo VII, se produjo una lucha de poder entre los partidarios de los pretendientes rivales al califato, creándose así dos sectas: la suní y la chií. Unos 200 años más tarde, los misioneros chiíes de la secta ismailí consiguieron convertir a los kutama de Cabilia y los enfrentaron a los aglabíes suníes, donde tomaron Kairuán al año siguiente.

Poco después estallaron las guerras, una vez más, entre los fatimíes del norte de África y Bagdad, lo que llevó al califa fatimí a invitar a las tribus beduinas Bani Hilal y Bani Salim de la península arábiga. Estas dos tribus marcaron la llegada de las tribus árabes al norte de África e iniciaron el proceso de arabización.

En resumen, después de casi tres siglos (intermitentes) de guerras con los árabes, los bereberes consiguieron mantener una cierta forma de independencia de los sultanes de Oriente Próximo, lo que hizo que las dinastías bereberes siguieran siendo muy poderosas hasta el siglo XVI, tras lo cual empezaron a decaer.

Junto con las invasiones de los pashas turcos y, posteriormente, las desastrosas invasiones europeas, la arabización oficial de las distintas confederaciones bereberes comenzó a tomar forma visible. Los europeos llegaron primero como exploradores, cartografiando las tribus y las riquezas del continente, y luego como colonizadores, dividiendo África mediante la imposición de las fronteras políticas que hoy conocemos como «países árabes», con total desprecio por la integridad étnica de las tribus locales que llegaron a subyugar.

– AMAZIGH MARROQUÍ

740 D.C:

Una de las primeras revueltas bereberes comenzó en el año 740 d.C. (alrededor del año 122 d.C.), en Tánger, Marruecos, antes de extenderse al resto del norte de África y a España. La rebelión, que se dice que fue liderada por Maysara al-Matghari, se desencadenó como respuesta al estado en el que se encontraba el norte de África bereber tras el año 641. Se dice que, bajo el califa omeya Hisham ibn Abd al-Malik, los califas y sultanes empezaron a tratar con indiferencia a los bereberes nativos, ya que los consideraban tribus inferiores y paganas, «bárbaras» y «desorganizadas», a las que decían haber traído la civilización y la «unidad». También se informó de que a los bereberes se les asignaban con frecuencia tareas más duras durante las guerras subsiguientes, como situarlos en primera línea mientras las fuerzas árabes se mantenían en la retaguardia. La revuelta tuvo cierto éxito, ya que los combatientes consiguieron liberar varias provincias; pero los árabes reforzaron sus posiciones y mantuvieron su centro de mando y control en Kairouan. Aunque los bereberes no lograron la victoria total, el éxito limitado supuso la creación de una serie de estados y dinastías bereberes en todo el Magreb («Occidente»); de este modo, el control de la mayor parte del norte de África volvió a manos de los bereberes, ya que los califas de Oriente perdieron el control total del norte de África. Algunos historiadores marroquíes consideran que esta revuelta fue el comienzo de la independencia de Marruecos, ya que desde entonces no volvió a estar bajo dominio extranjero hasta el siglo XX, cuando llegaron los ejércitos coloniales modernos. Sin embargo, la independencia de Marruecos de Francia en el siglo XX, en la que Francia traspasó el control a la población árabe minoritaria de Marruecos, sólo fue vista como tal por los árabes de Marruecos, ya que los bereberes de Marruecos se convirtieron en ciudadanos de segunda clase en su propio país; y por lo tanto, la verdadera independencia de Marruecos desde la perspectiva de la revuelta del 740 d.C., se puede argumentar, aún no se ha realizado.

1902-1903:

La rebelión bereber de 1902 fue iniciada por las tribus bereberes del Rif en la región de Taza; y fue liderada por Jilali Ibn Idriss al- Zarhuni al-Yusufi (comúnmente conocido como Bu Himara, que significa: «el hombre del asno»). El éxito de los rebautizados fue tal que los gobernantes majzanos no pudieron recaudar impuestos, y tras una serie de victorias contra las mahallas sharifianas, el líder bereber fue declarado sultán por la poderosa confederación de los ghiata; donde creó su propio gobierno bereber (mucho antes de que al Jatabi declarara su propia República del Rif en 1923). En 1903 su influencia se extendió a las regiones vecinas, y con sus fuerzas unidas a otras infligieron una dura derrota a las tribus majzanas, obligando a los representantes del sultán, a saber, Mulay Marni y Mulay ‘Arafa, a huir a la Melilla española y a la Marnia argelina respectivamente.

[Contrariamente a la historia falsa, que acusa a los bereberes de colaborar con el enemigo colonial, fue el gobierno marroquí quien pidió ayuda a Francia. Esto resultará crucial 20 años después (véase más adelante: 1923) cuando una fuerza combinada franco-española utilizó gas tóxico para destruir la rebelión bereber del Rif].

No obstante, Francia aprovechó la invitación e invadió Marruecos, tomando la capital de Marruecos Oriental, Ujda, y en 1907 ocupó la propia Casablanca. Tras la caída de Bu Himara en 1909, los invasores franceses tomaron Fez en 1911, antes de establecer el Protectorado francés en marzo de 1912.

1918:

Las montañas del Atlas, sin duda, habían proporcionado a los bereberes de Marruecos una mayor protección frente a los diversos invasores que rondaban las llanuras costeras. Los analistas habían señalado que, durante la mayor parte de los últimos 13 siglos, las montañas del Alto Atlas habían estado controladas exclusivamente por grupos de líderes bereberes armados que se negaban a someterse a los sultanes árabes de la costa baja, por mucho que se resistieran a la pacificación de los europeos vecinos; especialmente entre 1918 y 1920, cuando los miembros de las tribus del Rif se rebelaron contra la penetración francesa y española en Marruecos.

1920s:

2010: CRED de la ONU:

El 27 de agosto de 2010, el Comité de las Naciones Unidas para la Eliminación de la Discriminación Racial (CRED) examinó los informes presentados por Marruecos de acuerdo con el artículo 9 de la Convención de la ONU, y en consecuencia emitió una serie de requerimientos, incluyendo la necesidad de que Marruecos intensifique sus esfuerzos para promover la lengua tamazight y considere la inclusión del tamazight en la Constitución marroquí como lengua oficial.

Historia y pruebas arqueológicas

Los autores de «The Berbers» (1996) fueron objeto de duras críticas por parte de varios académicos y activistas por la pobre imagen que pretenden ofrecer como primera guía completa sobre los bereberes en lengua inglesa. En su introducción, M. Brett y E. Fentress afirman que «no existe ningún libro general sobre los bereberes en inglés». Una de las consecuencias más desafortunadas de esto es la total ignorancia, tanto en Gran Bretaña como en Estados Unidos, de la existencia de los bereberes… Este libro pretende ser un paso hacia la respuesta a la pregunta, y quizás hacia la modificación de la idea de que la historia del Mediterráneo puede dividirse entre los negros africanos y los blancos europeos».

Parece un buen libro, sobre todo cuando su contraportada lleva la aprobación del Journal of North African Studies (JNAS), y quizás cuando la portada es negra – con el título («Los bereberes») escrito en «blanco». Sin embargo, empezar la historia bereber desde el 7000 a.C. es un error o «algo más». Sin duda, la ignorancia puede haber jugado su papel, como dicen los autores, pero Londres es una gran ciudad para los libros sobre los bereberes y posiblemente sobre cualquier otra cultura del mundo. ¿Y eso qué dice?

También el color sigue jugando su papel habitual, donde algunos afrocentristas, eurocentristas, arayanistas y otros especialistas en exotismo se pierden en la red, aplicando el color a los dioses paganos del mundo antiguo. Pero el factor más devastador no es otro que la propia «persecución», que se remonta no a 42 años (como dicen ahora algunos) sino a siglos y siglos, privando legalmente a los bereberes de expresarse «a sí mismos».

Por lo tanto, ya es hora de que los bereberes empiecen a escribir su propia historia. Ya es hora de que los bereberes rompan con este largo periodo de oscuridad en el que los supremacistas escribían como tiranos, y en el que los dictadores brutales y los conquistadores democráticos gobernaban como «mocosos»

Sencillamente, la cantidad de material disponible en las bibliotecas -especialmente en la maravillosa Biblioteca Británica de Londres (en inglés y, posiblemente, en cualquier otro idioma)- permitiría fácilmente a cualquier estudiante «independiente» escribir una historia bereber completa que se remonte no al 7000 a.C., sino al comienzo de la propia lengua afroasiática, y quizá hasta las civilizaciones perdidas del Sáhara y más allá.

Existen varios estudios y restos fósiles procedentes de Casablanca, Cirenaica, Ternifine y Rabat, que documentan la existencia de los bereberes indígenas (o/y de sus antepasados extintos) en el norte de África durante al menos un millón de años (1.000.000) -cuando la primera oleada de los primeros humanos modernos comenzó a abandonar África-, presumiblemente para explorar el «mundo primitivo», todavía infestado de caníbales.

Los yacimientos del Pleistoceno inferior de la argelina Ain Hanech y la marroquí Casablanca han proporcionado, hace tiempo, algunas de las primeras pruebas de «comportamiento humano», que al llegar a una época en la que la mayoría de los arqueólogos creían que no se podían encontrar artefactos humanos más antiguos que el Pleistoceno sólo pueden confirmar que los humanos fabricantes de herramientas habían vivido en el Norte de África en el Plioceno.

Entre las culturas surgidas, florecidas y desaparecidas del norte de África se encuentran la cultura libia preeurignaciana (85.000 a.C.); la cultura libia de Dabba (40.000 a.C.); la cultura ateriense (40.000-20.000 a.C.); la cultura ibero-maurusiana (22.000 a.C.); la cultura oraniana oriental (15.000-9.000 a.C.); y la cultura mesolítica de Murzuk, en el sur de Libia (10.000-6.000 a.C.).

La civilización garamantiana fue también una de las culturas implicadas en la proliferación cultural del Sáhara. Rüdiger y Gabriele Lutz (1955) recuerdan que las culturas de Fezzan evolucionaron durante los últimos cientos de miles de años y desaparecieron en condiciones adversas. «Hay millones de herramientas de piedra de épocas pasadas, desde las reliquias del Achelense temprano y tardío (hasta 500.000 años), el Levalloisiense (100.000 años) y el Musteriense (50.000 años)».

McBurney y otros han documentado que la singular cueva de Haua Fteah, en Cirenaica, conserva una historia arqueológica continua en Libia desde aproximadamente el 100.000 a.C. hasta el presente: una línea continua de entidades vivas en una sola cueva, la mayor de la cuenca mediterránea y una de las mayores del mundo (visible). Esto significa que la cueva fue ocupada por los libios más o menos en la misma época en la que la Eva africana abandonó África para colonizar el mundo salvaje, hace unos 100.000 años.

Amigos bereberes, personalidades y exploradores norteafricanos

Los cinco bereberes nazaríes de la antigua Libia oriental fueron quizá los primeros en aventurarse en el desierto del Sáhara, al menos los primeros en dejar constancia de sus heroicos esfuerzos para que los conozcamos. Durante la conversación entre algunos libios (de Cirene) y el rey amoniano Etearco (en relación con el enigma del nacimiento del río Nilo), este último, según Heródoto, «había recibido una vez la visita de ciertos nasamonianos, un pueblo que vive en Syrtis y en el país un poco más al este. Al preguntarles si podían contarle algo más sobre las zonas deshabitadas de Libia, estos hombres declararon que un grupo de jóvenes salvajes, hijos de caciques de su país, al llegar a la edad adulta habían planeado entre ellos todo tipo de aventuras extravagantes, una de las cuales consistía en echar a suertes que cinco de ellos exploraran el desierto de Libia e intentaran penetrar más allá de lo que se había hecho nunca».

Eratóstenes de Cirene ( c. 276 a.C. – c. 195/194 a.C.): matemático, geógrafo, poeta, astrónomo y teórico de la música que entró en la historia por ser el primer hombre que midió el diámetro del planeta Tierra; la primera persona que calculó la circunferencia de la Tierra; y el primero que calculó la inclinación del eje terrestre. Siendo un hombre culto, llegó a ser el bibliotecario jefe de la Biblioteca de Alejandría. También es conocido por inventar la disciplina de la geografía, inventar el día bisiesto, calcular la distancia de la Tierra al Sol y crear el primer mapa del mundo. Para más información, consulte (https://en.wikipedia.org/wiki/Eratosthenes), o descargue la Geografía de Eratóstenes.

Hanno (ca. 500 – 450 a.C.): el navegante norteafricano Hano fue uno de los primeros en explorar la costa occidental de África. Hace unos 2000 años, la expedición del rey bereber de Mauritania, Juba, llegó hasta el oeste de las Canarias, mucho antes de que sus habitantes fueran masacrados por los piratas europeos. [Puede ser interesante señalar aquí que Pausanias (Descripción de Grecia, v. 1, xvii, 2) nos informa de que había estatuas del libio Juba en el gimnasio de Ptolomeo, cerca del mercado de la amada Atenea]. No es fácil saber si Hanno era bereber o fenicio, no por falta de registros destruidos y bibliotecas bereberes incendiadas, sino porque se hacía referencia a «Hanno el libio, partiendo de Cartago» y viajando más allá de las «Columnas de Heracles hacia el océano, manteniendo África a su izquierda».

Ibn Batuta: Entre 1325 y 1354, el marroquí bereber Ibn Batuta exploró las partes occidentales del Sáhara y, a lo largo de la costa norte del continente, llegó a África oriental, antes de continuar su búsqueda en Arabia. Su pretensión de llegar hasta el «Lejano Oriente» se decía descabellada, al igual que las de otros viajeros antiguos y medievales. Por no hablar de que la geografía propiamente dicha de África sólo fue conocida por los europeos después de que León Africanus publicara su Description de l’Afrique en 1550, en la que el propio Mármol se basó para su libro Afrique (1573).

Leo Africanus (1485 – 1554): geógrafo, explorador y viajero bereber norteafricano que escribió una Historia Geográfica de África, que incluye una descripción de los reinos bereberes y de Tombuctú. Incluso tres siglos después, los geógrafos europeos siguieron dibujando en sus mapas de África bestias salvajes en lugares desconocidos y africanos morenos y enanos en zonas deshabitadas. Leo Africanus escribió su libro en árabe, antes de ser traducido al italiano. El libro fue escrito en 1526, pero no se publicó hasta 1550, cuando el libro llegó a manos de Jean-Baptiste Ramusio, de quien se dice que pudo reescribirlo en su totalidad. Desgraciadamente, nunca sabremos cuánto se ha añadido o eliminado porque la obra original de León no ha sobrevivido. La edición italiana fue traducida posteriormente al inglés en 1600 por John Pory.

Hablar de los geógrafos sin mencionar los astrolabios sería injusto, y por eso la historia bereber dice que el astrolabio moro (bereber) (1067) se utilizaba para la orientación geográfica antes de que los chinos inventaran la aguja magnética en 1119, y mucho antes de la invención del octante y luego del sextante en el siglo XVIII.

Estevan De Dorantes: otro explorador bereber raramente mencionado en los libros de historia es el marroquí Estevan (Estevanico) De Dorantes. Procedente del pueblo bereber de Azemmour, formó parte de la expedición de Narváez que zarpó de España en 1527. Quedaron varados en la costa del Golfo de México y, en consecuencia, fueron capturados por los nativos americanos. Se dice que murió al ser atacado por las tribus zuni de tipo bereber entre 1539 y 1540. Al parecer, continuó practicando sus deberes religiosos nativos bereberes, para acabar siendo muy respetado por el pueblo zuni, algunos de los cuales incluso lo adoraban como un semidiós.

Abbas Bin Firnas (810 – 887 d.C.): el inventor-ingeniero bereber y andaluz Abbas Bin Firnas nació en Izn-Rand Onda (Ronda, España) en el año 810 d.C. A los 70 años entró en las páginas de la historia como el primer hombre que voló. Inspirado por los pájaros, inventó unas alas artificiales, las cubrió y se cubrió de plumas, subió a una colina de Córdoba y se lanzó al aire. Se dice que voló durante un tiempo considerable antes de estrellarse, lesionándose gravemente la espalda, al parecer por no haber incluido una «cola» en su prototipo. Su historia fue relatada por el historiador marroquí Ahmed Mohammed Maqqari (fallecido en 1632), basándose en un relato del siglo IX del poeta Mu’min Ibn Said, quien dijo que Ibn Firnas voló más rápido que el ave fénix y que vistió su cuerpo con las plumas de un buitre [Lynn Townsend White, Jr., Eilmer of Malmesbury, an Eleventh Century Aviator: A Case Study of Technological Innovation, Its Context and Tradition, Technology and Culture 2 (2), 1961, p. 97-111].

Calímaco (310/305 – 240 a.C.): poeta bereber de Cirene, en el este de Libia. Fue crítico y erudito en la Biblioteca de Alejandría (Egipto), famoso por ser el primer bibliotecario del mundo que elaboró el primer catálogo de biblioteca del mundo en el año 245 a.C.: un estupendo estudio bibliográfico de 120 volúmenes del contenido de la Biblioteca de Alejandría, organizado por autores y temas, y conocido colectivamente como las «Pinakes» (‘tablas’).

San Agustín (13 de noviembre de 354-28 de agosto de 430): uno de los más conocidos de los 100 obispos africanos es el obispo bereber de la Hipona argelina San Agustín, uno de los primeros filósofos cristianos cuya contribución al pensamiento cristiano se detalla en su libro «La Ciudad de Dios».

San Marcos (siglo I d.C.): la primera Biblia cristiana fue escrita por San Marcos, un bereber originario de Cirene, en la Montaña Verde de Libia, conocido también como el autor del «Evangelio de Marcos» y fundador del cristianismo en África. A su llegada a Egipto fundó la Iglesia de Alejandría y comenzó a difundir la nueva religión, que el bereber Arrio Amonio deploraba por estar mezclada libremente con la filosofía pagana. Tanto la Iglesia Ortodoxa Copta como la Iglesia Ortodoxa Griega de Alejandría se consideran sucesoras de la Iglesia de San Marcos de Alejandría.

Arrio Amonio (250/256 d.C. – 336 d.C.): líder bereber del movimiento de reforma y modernización del cristianismo en el norte de África, que enfatizó la divinidad del Padre sobre el Hijo. Fue un presbítero cristiano ascético y sacerdote de la iglesia de Baucalis en Alejandría, Egipto. Se le describe como un hombre alto, de moral pura y aspecto distinguido, con una personalidad encantadora y un aura de superioridad intelectual.

Sextus Julius Africanus (c. 160 – c. 240) : el erudito e historiador bereber Sextus es conocido por elegir la fecha en la que se celebra el nacimiento de Jesucristo. La Biblia cristiana no proporciona ninguna información sobre la fecha en la que nació Jesús, pero después de unos cientos de años los teólogos cristianos se pusieron de acuerdo en la fecha elegida por el erudito bereber, a saber, el 25 de diciembre (día de Navidad). La BBC tiene un breve vídeo sobre este pequeño dato en su página web. Su apellido, Africanus, conserva claramente su origen africano. Al parecer, el 25 de diciembre es la fecha en la que las tres estrellas del cinturón de Orión (los llamados «tres reyes») se alinean con la estrella de Sirio y el sol naciente, y de ahí que el Hijo sea el Sol

Lista de personalidades bereberes en la historia

Antiguos reyes, reinas y personalidades bereberes

Shoshenq I (Shishenq I): Faraón bereber, fundador de la 22ª dinastía egipcia (945-924 a.C.); (946-925); (943-922)? La hija de Shoshenk se casó con el rey Salomón, que construyó un palacio especial para ella.

  • – Wayheset: Rey libio.
  • – Osorkon I: rey amazigh, probablemente hijo de Shoshenq de Karima (22ª dinastía egipcia: 924-889 a.C.).
  • – Reina Makere: esposa del rey Osorkon I.
  • – Shoshenq II: rey amazigh (22ª dinastía egipcia: 890-889 a.C.).
  • – Takeloth I: Rey amazigh (22ª dinastía egipcia: 889-874 a.C.).
  • – Osorkon II: rey bereber (22ª dinastía egipcia: 874-850 a.C.).
  • – Horseise: Alto Preista de Amón: hijo de Sheshonk II.
  • – Takeloth II: rey amazighr (22ª dinastía egipcia: 850-825 a.C.).
  • – Jefe amazigh Larbas: negoció un acuerdo para casarse con la princesa Dido en el 814 a.C. (Tarsis: Cartago)…
  • – Pediese: Gran jefe del Meshwesh.
  • – Hetihenker: Gran jefe de los meshwesh.
  • – Shoshenq Ill: rey amazigh (22ª dinastía egipcia 825-773 a.C.).
  • – Pimay («El Gato»): hijo de Shoshenq III: (22ª dinastía egipcia 773-767 a.C.).
  • – Bakennefi: hermano de Pimay: Príncipe de Heliópolis.
  • – Shoshenq IV: rey amazigh (22ª dinastía egipcia 767-730 a.C.).
  • – Osorkon IV: rey amazigh (22ª dinastía egipcia: 730-715).
  • – Pedubast: Rey amazigh (23ª dinastía egipcia).
  • – Input II: rey amazigh (23ª dinastía egipcia).
  • – Sheshong VI: rey amazigh (23ª dinastía egipcia).
  • – Osorkon III: Rey amazigh (23ª dinastía egipcia).
  • – Takeloth III: rey amazigh (23ª dinastía egipcia).
  • – Rudamon: Rey Amazigh: (23ª dinastía egipcia).
  • – Tefnakht: Rey amazigh, fundador de la 24ª dinastía egipcia (unificó el Delta).
  • – Bocchoris: rey amazigh (23ª dinastía egipcia).
  • – Masinissa: rey de Numidia.
  • – Jugurtha: rey de Numidia.
  • – Juba II: rey de Numidia.
  • – Macrino: Emperador romano.
  • – Clodio Albino: gobernante de Britania.
  • – Lusio Quieto: gobernante de Judea.
  • – Quinto Lolio Urbico: gobernante de Britania (138 – 144 d.C.).
  • – Septimio Severo: Emperador romano de Libia (193 – 211 d.C.).
  • – Tacfarinas: (Líder de las guerras contra los romanos en los montes Aures).
  • – Firmus: (luchó contra los romanos: 372 – 375).
  • – Gildo: (luchó contra los romanos en el 398).
  • – Publio Terencio Afer (Terencio: escritor, latino).

Lucio Apuleyo: autor de «Las transformaciones de Lucio Apuleyo de Madaura», también conocido como «El asno de oro». Maravillosa obra de arte escrita. Un laberinto de pistas. Un tesoro para disfrutar en el futuro. El humor en su máxima expresión. La reina Isis.

  • – Prisciano: (gramático latino).
  • – Marco Cornelio Fronto: (gramático romano).
  • – San Agustín de Hipona: (filósofo cristiano; fundador de la filosofía cristiana).
  • – Santa Mónica de Hipona: (madre de San Agustín).
  • – Arrio: (propuso la doctrina del arrianismo).
  • – Donato Magno: (jefe de la escuela donatista).
  • – Gelasio I: (Papa: 492-496).
  • – Víctor I: (Papa: 186-201).
  • – Milcíades: (Papa: 311-314).
  • – Al-Mansur: (712-775).
  • – Tariq ibn Ziyad (Zeyyad): (líder del ejército que invadió España en el 711 d.C.).
  • – Adrián de Canterbury: Abad de la abadía de San Agustín en Canterbury.

Dihya: Kahina: Reina bereber, sacerdotisa y general de guerra; la más feroz líder bereber que defendió su nación hasta la muerte. Según los propios generales árabes, los derrotó como ningún otro general lo había hecho antes que ella, y que cada vez que una tribu bereber es masacrada, otra surge del espejismo como los jinn del desierto.

  • – Aksil: Kusayla: Rey o líder tribal.
  • – Salih ibn Tarif de Berghouata: tradujo el Corán al bereber.
  • – Abbas Ibn Firnas: primer hombre que voló.
  • – Ibn Tumart: fundador de la dinastía almohade.
  • – Yusuf ibn Tashfin: Dinastía almorávide.
  • – Al Idrisi: científico y geógrafo.
  • – Ibn Battuta: viajero.
  • – Ibn Khaldoun: histografía.
  • – Leo Africanus: geógrafo e historiador.
  • – Abu Yaqub Yusuf I.
  • – Abu Yaqub Yusuf II.
  • – Ziri ibn Manad: fundador de la dinastía zirí.
  • – Muhammad Awzal.
  • – Muhammad al-Jazuli: sufí.
  • – Imam al-Busiri: poeta.
  • – Abu Ali al-Hassan al-Yusi.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

Abrir chat