...

10 lugares que visitar en Marruecos (que no son Marrakech)

10 lugares que visitar en Marruecos (que no son Marrakech)

10 lugares que visitar en Marruecos (que no son Marrakech)

Desde los aromáticos mercados de especias de las bulliciosas medinas de Marrakech hasta las interminables extensiones de dunas saharianas, Marruecos es un país de gran diversidad. Tanto si quiere dormir bajo mantas de estrellas como si quiere hacer un trueque por bolsos hechos a mano, éste es su lugar.

Nada más poner el pie en Marruecos, me enamoré de la arquitectura local y de su encantadora estética. Hay algo verdaderamente mágico en las salpicaduras de color y en los impresionantes mosaicos que se alinean incluso en las calles más tranquilas.

A la hora de planificar su itinerario, es probable que Marrakech aparezca como uno de los principales lugares, pero hay mucho más que ver y hacer.

Aquí tiene 10 lugares que visitar en Marruecos que quizá no estén en su radar.

Enclavada en las montañas del Rif, en el noroeste de Marruecos, esta pequeña y llamativa ciudad es famosa por su casco antiguo de color azul y su ambiente acogedor. Es uno de los destinos más populares del país y es fácil ver por qué.

Chefchaouen, la Ciudad Azul de Marruecos, es uno de mis lugares favoritos del planeta. Es uno de los destinos que me encantó incluir en nuestro viaje por Marruecos de TBA Escapes, y es el sueño de un fotógrafo.

A un mundo de distancia de las caóticas calles de Marrakech, Essaouira es un soplo de aire fresco. Se encuentra a dos horas y media en coche de Marrakech o puede volar para empaparse de un lado más auténtico de Marruecos.

Essaouira es un paraíso en el que podrá degustar la auténtica cocina de este mágico país. Pasee por los mercados y charle con los lugareños mientras compra artesanía. Esta ciudad amable y acogedora es una introducción perfecta a lo mejor de este hermoso país.

¿Se siente inspirado para explorar? Consiga mi guía sobre Cómo pasar 48 horas en Essaouira para aprovechar al máximo cada momento en las embriagadoras calles de esta exótica ciudad portuaria.

Capital cultural de Marruecos, esta ciudad del noreste posee la medina más antigua de Marruecos, ¡y eso es algo muy importante! El casco antiguo de cada ciudad, o medina como se denomina en árabe, es el corazón palpitante de la comunidad. Estos vibrantes mercados son el lugar al que acuden tanto los lugareños como los turistas para comer, comprar y mezclarse.

Planifique al menos un día en el centro de Fez y encuentre ese recuerdo perfecto.

Una vez que haya regateado lo suficiente, es hora de salir a explorar la mezquita de Kairaouine y los hermosos terrenos de la antigua escuela de Medersa Attarine.

Son innumerables los turistas que van y vienen de Marruecos sin poner nunca un pie fuera de la medina de su ciudad favorita.

Por mucho que me guste la bulliciosa energía del centro de la ciudad, el verdadero tesoro de Marruecos está lejos de esas fragantes tiendas de especias y coloridos bazares.

Para experimentar la impresionante belleza natural del país de las maravillas del Mediterráneo, súbase a un camello y salga de la ciudad. Adéntrese en el desierto y desconecte de todo lo que hay en la tierra.

Pase una noche bajo las estrellas explorando y acampando en el desierto del Sahara marroquí. Es un viaje largo, pero eso es precisamente lo que lo hace tan mágico.

Hace años, podría haber visto a Truman Capote o a Tennessee Williams pasearse por la ladera encalada de este paraíso bohemio. Antaño guarida de los más grandes escritores, poetas y artistas del mundo, sólo puede sentarse a esperar que esas paredes derramen sus innumerables secretos.

Aunque la ciudad ha perdido gran parte de su ambiente clandestino, sigue siendo tan hermosa como antaño.

Hoy en día, la ciudad es un popular destino de vacaciones gracias a su proximidad a España. En sólo 30 minutos se puede saltar a la costa sur española. Desde allí, es fácil llegar a cualquier lugar de Marruecos.

Consejo de planificación: ¿Quiere verlo todo? Tome el tren. Al viajar en tren por Marruecos, pude recorrer todo el país. Si tiene tiempo para profundizar un poco más, le recomiendo encarecidamente que explore diferentes regiones.

Casablanca, la mayor ciudad de Marruecos, es el centro económico del país y alberga a tres millones de personas. Muchas de las sinuosas callejuelas han sido sustituidas por altísimos rascacielos. Esta es, para sorpresa de muchos viajeros, la cara de la Nueva Marruecos.

Uno de los puntos más destacados de Casablanca es la mezquita de Hassan II. Se trata de una de las dos mezquitas de Marruecos que pueden ser visitadas por los no musulmanes y es de visita obligada.

Situada en la costa, este famoso lugar es una de las mezquitas más grandes del planeta y tiene el segundo minarete más alto.

¿Se siente abrumado por la creciente lista de lugares que se muere por ver? Afortunadamente, viajar a Marruecos de forma asequible es fácil. Sólo tiene que planificar con antelación y podrá verlo todo sin arruinarse.

La capital de Marruecos ha mantenido su atmósfera colonial francesa y ofrece lo mejor del ambiente europeo y árabe.

Con muchos menos turistas que en Marrakech o Chefchaouen, esta tranquila ciudad le dará la oportunidad de ver otra cara de Marruecos.

Escápese del ritmo frenético de las medinas populares y empápese del ambiente europeo de esta ciudad exótica pero accesible.

Esta ciudad tiene una rica historia y lugares históricos bien conservados. A pesar de ello, no figura en la agenda del turista medio. Y eso es algo estupendo para nosotros. Esta ciudad ha conservado su autenticidad y está preparada para ser explorada.

Tómese su tiempo para admirar la magnífica puerta y viva la vida nocturna en los lugares más animados. Durante su estancia en la región, no olvide planificar una excursión de un día a las ruinas romanas de Volubilis.

Con vistas al océano Atlántico, Asilah es un destino de playa muy popular entre morroxos y europeos. Los edificios encalados que bordean las calles y las botellas de Rioja en la mesa recuerdan que esta fue una vez una colonia española.

Situada a sólo unos 30 minutos en coche del aeropuerto de Tánger, es un destino de ensueño para una escapada a la playa.

Sólo hay que asegurarse de planificar la época adecuada. El mes de agosto es precioso en Asilah, pero también es la época del año más popular para visitarla. Consulte las mejores épocas para visitar Marruecos y decida qué le conviene más. Viajes a Marrakech Marruecos

Situada en lo alto de las montañas del Alto Atlas, Ouarzazate (pronunciada como «Where’s Oz At») es la puerta de entrada al desierto del Sáhara. Es la última parada antes de entrar en la aparentemente interminable extensión de arena.

Aunque parezca la última parada del planeta, Ouarzazate es en realidad la sede de dos grandes estudios cinematográficos. Todo el mundo, desde Brad Pitt hasta Martin Scorsese, ha pisado estas polvorientas calles.

Y además: a sólo 30 minutos de Ouarzazate se encuentra el emblemático Ait Ben Haddou. Este antiguo pueblo fortificado bereber ha sido escenario de innumerables películas y programas de televisión.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>